Buen día.

Antes que nada voy a disculparme públicamente con medio mundo, con los que alguna vez han pasado por aquí, han comentado y se han divertido e incluso han llegado a elogiarme algún post. Y después, me disculparé a mi mismo, que me he abandonado bastante en el oficio de escribir, algo para lo que he estudiado, algo que he disfrutado en el pasado y que sigo disfrutando, aunque me haya olvidado.

Este blog supo empezar como una necesidad, como una bella necesidad de ejercer como lo que considero que soy -aunque la Gestalt me diga que soy empleado administrativo, sé muy bien que soy- un buen periodista, uno que se ha buscado una y mil maneras de justificar el porqué no está trabajando en un medio, porqué ha postergado, porqué se ha dedicado a otras cosas, porqué ha puesto por delante muchas obligaciones y porqué no se ha permitido ser más egoísta y lograr objetivos que otros más o menos capaces que uno han logrado.

Y debo admitir que durante un tiempo muy largo cumplió con una función -el blog, quién más sino- de darme esa satisfacción de ser leído, de ser apreciado, de tener enfrente mi capacidad. También me permitió conocer a gente muy grosa en muchos aspectos. Gente que hoy es amiga, contacto de facebook, colega e incluso amor. Lo cual no es poco, teniendo en cuenta que siendo más joven me supe dejar llevar por el prejuicio que dice que uno de grande no hace amigos. Que patraña.

Este blog me dió eso. Me dio “Films de Semana” algo a lo que fui invitado y terminó derivando en algo que me hace feliz, que es mirar películas y reseñarlas. Que es lo quería hacer cuando estudiaba periodismo. Eso y escribir de política, pero algo es algo y me sienta bien.

Calculo que si llegaron hasta este párrafo, sabrán que este blog que ha estado inactivo tanto tiempo, solo he venido a escribir esta entrada para terminarlo, para dejarlo oficialmente atrás. Para agarrarlo de la mano y darle la eutanasia, el tiro de gracia, el balazo que lo mate de una puta vez y en serio.

¿Y por qué ahora? Porque hace mucho -casi dos años- que pensé que iba a hacerlo, dejarlo atrás y empezar algo nuevo. Pero lo postergué. Y es en este momento particular, mientras escucho música, solo, en la oficina del trabajo que tengo hace diez años, que siendo sinceros, ya no me gusta. Y no me gustaba mucho antes, imagínense. Y decía, solito, quiero otra cosa.

¿Y por eso matás el blog? Por algo de eso, por quebrar con lo viejo, por asumir que ya fue. Pero sin lamentos, que lo que soy, el camino que recorrí está en las páginas virtuales de este lugar. Un lugar que me acompañó, que me vió cuando formé una familia, que vio morir mi matrimonio, ganar gente, perder en el camino otros, reformular relaciones y educar, amar y ver crecer a mi hijo.

Y por eso lo mato, porque muerto este lugar, nacerá otro. Habrá otras búsquedas, nuevas y simpáticas y no tanto, aventuras y gracias. ¿Por que no?

Y querido blog, te pego el balazo con ganas, y sé que no te vas a lamentar por lo que hago, que me deseas lo mejor, como yo me digo y como yo te digo.

Ah, por si alguno pregunta, nada de lo escrito se perderá, guardaré los textos que más me gustaron y el blog muertito oficialmente sonreirá a los presentes un rato más, mientras voy guardando los posts. Y cuando haya terminado, puf, desaparece para siempre.

Viendo el lado positivo, tal vez mi blog termine en el mismo lugar que otro que fue el leit motiv de este…un barcito lejano, en un lugar de Villa Devoto, donde un montón de tipos se juntaban a charlar y dibujar, mientras te servían el único submarino con dos barritas de chocolate.

Un gusto haber estado. Pero ya fue. Nos veremos en otro lado. Chau.

Anuncios

Luego de salir de clase de dibujo, el flaco se fue de Devoto a Avellaneda. Tenía que ver a una amiga y compañera de la facultad. No quería quedarse hasta muy tarde, pero esa es una cuestión que no iba a poder cumplir. El viaje de vuelta a Calzada era largo, aunque el 271 lo dejara en la estación.
En todo caso, esa era la menor de sus preocupaciones. Ese fin de semana lo operaban al viejo. Si todo salía bien, en unos meses estaría como nuevo. Si la cosa iba mal…no podía evitar que sus pensamientos fueran al peor escenario posible. Con el cáncer no se jodía y que encima te comiera el hígado, la vesícula, que se ramificara, que te quitará kilos en pocos días, que acabara con toda esperanza…no, no tenía que pensar en eso.
Se había hecho tarde nomás. Mientras regresaba, a eso de la una, cayó en la cuenta que lo mejor que podía hacer era tomarse un coche. Lo apenaba gastarse casi veinte mangos en el viaje. La guita en su bolsillo no pasaba de cincuenta pesos. En el trabajo, le pagaban a los premios. Lo que tenía era lo único que le habían dado, a modo de anticipo. Su hermana tenía un ingreso menor, pero al menos eran puntuales con el pago. El único con un ingreso digno era su hermano menor, que puntualmente mandaba plata desde Mendoza, adonde había tenido que ir a trabajar. Había sido su única opción y dadas las circunstancias, lo más indicado. Entre los tres zafaban bastante bien con todos los gastos. Deudas varias y una persona enferma, la misma que solía ser el sostén de la familia, no hacía las cosas más fáciles…
Abocado en esos pensamientos estaba, cuando lo vio. Un colectivo de la 271, justo frente a él ¡se ahorraría el dinero del remise!
La alegría no le iba a durar demasiado. A dos cuadras de su casa, contento porque había evitado el gasto…un ladrón se llevó su campera y el reloj. Resignado, se alejó, tratando de contener la bronca. Suerte para él. El caco no lo había revisado y por lo tanto, no se llevó los cincuenta pesos. Sólo deseaba llegar al hogar y haría lo posible por olvidar ese mal momento y… ¡Las llaves! ¡Quedaron en la campera! ¡La única copia! Rabioso, tuvo que pagar al cerrajero por abrir y colocar una nueva cerradura…en total…cuarenta pesos.
Mamá se quedaría todo el fin de semana con papá. El domingo, él y su hermana se contaban sus respectivos quilombos. Todavía tenía el gusto amargo del robo y las consecuencias de este. Por suerte (¡qué suerte!) ella tenía algo de dinero…le pidió que le ayude a darle de comer a los gatos y al perro. “Te vas a distraer, vení, dale”, le dijo. Aceptó. Le dieron de comer a todos. Inclusive a un gato negro que siempre venía, aunque no era de la casa. Era de esos típicos gatos vagos y atorrantes. Tal vez un poco arisco.
El flaco lo observó y notó que tenía la cara lastimada. “Vamos a curarlo” sugirió ella. Mientras la chica traía un desinfectante, él sujeto al animal…
Por supuesto que al gato poca gracia le hizo la situación. Empezó a maullar. A gruñir. A retorcerse. Ella se asustó. “Dale, ponele el remedio, apurate”, suplicó él. Y fue en ese instante, que su hermana dudó, que el felino mordió la mano del flaco. Un dolor como de aguja le recorrió el brazo…lo soportó lo mejor que pudo. El gato…no lo podía soltar…vagabundo…sin vacunas…veterinario…duele…duele mucho.
Intentó meterlo en la casa. Pero el bicho mordió más fuerte y con más rabia sobre la herida y el dolor se agudizó. Lo soltó. Mientras el gato huía de ahí, la furia se hizo presente. Enloquecido, totalmente fuera de sí, el flaco pateó cuanto elemento se cruzó a su paso. Insultó, carajeó y maldijo. Por el ladrón, por la guita, la maldita cerradura, el forro del jefe que no pagaba, el gato pulguiento, maldita sea la hora que se le ocurrió agarrarlo, por la enfermedad del viejo, cáncer de mierda…tanta bronca…tanto enojo acumulado…
Se resbaló y cayó. Lloraba. Mucho. No, no era justo. ¿Acaso la vida es siempre justa? Tirado, su perro le lamía el rostro. No importaba que el futuro le deparase un final feliz a esa tormenta.
Su hermana lo ayudó a levantarse. Tendría que curarse la mano lastimada. Para las otras heridas…ya habría tiempo.

Aquí les dejo un bonito top ten, con los más “destacado” del periodismo nacional…

1) Empezamos la semanita de lo más bien, con un Nicolás Repetto repitiendo una gafe similar a la de la gente de Puntodoc ¿Se acuerdan? Bueno, voy a refrescarles la memoria. En el marco de una investigación, dicho programa se metió en el consultorio de un conocido cirujano plástico, descubriendo sus gustos sexuales y violando su intimidad. Todo lo bueno que tenía la investigación se vio viciado por este escándalo, aprovechado por la gente de Intrusos. Y para completarla, no admitieron su error. De similar manera, Repetto, en Domínico, en su sección dialoguitos, le leyó los labios al gobernador de Buenos Aires, Felipe Solá. Quien, casualmente, estaba insultando a la gente de CQC. Por más soez que sea un comentario, si este está siendo hecho al oído de otra persona…es privado. Por supuesto, el rating se quedó para Domínico y ni Repetto, ni nadie de su producción se preguntó si estaba bien lo que hacían. Si era ético… Sigan así muchachos….

2) Se estrenó Doble Vida. Todos hablaron en los medios, pero aquí tenemos a tres periodistas que se pusieron a comentar dicha ficción…
-Luis Majul, quién sólo lo vio de ratos, mientras hacía zapping.
-Jorge Lanata, que no la vio.
-Gisella Marziotta, que estuvo los primeros quince minutos frente a la TV.
Al margen de si el programa es bueno o no, lo ideal, queridos niños, es que si quieren hablar con criterio…primero mirenlo y después hablen.

3) El doctor Grondona, afirmando que él aprendió a ser tolerante en los ’60, estando en Londres, mientras veía a los hippies al lado de los lores ingleses… Lástima que se olvidó de eso en los setenta, en los ochenta, en los noventa, en pleno siglo XXI… se ve que las instrucciones del manual de tolerancia no estaban en latín…

4) Marcelo Bonelli, en Arriba argentinos, entrevistando a un representante del gremio docente, ya que iba a realizarse una medida de fuerza en las universidades.

Sindicalista: …lo que pedimos es un aumento en los haberes, según el cargo testigo, que es el de ayudante (…) y para ello hemos dispuesto un paro…
Bonelli: Y el paro ¿sería no dar clases?
CUAC

No querido ¡va a consistir en fabricar almohadones para los periodistas dormidos!

5) Feimann criticando a Lanata por una nota en Conecta2, donde mostraban su casa, las boludeces que compraba por Internet y otras yerbas… ¡DIOS MIO! Justo este individuo, si tiene menos autoridad moral… Mejor no le agrego nada, si total, él se condimenta solito.

6) Intrusos, armando un escándalo para que empate Florencia de La V con otro ídem. Filmarlo y vivir de eso fue cosa de coser y cantar. Y el remate, con Luis Ventura haciendose el guapo en cámara, mientras se mofaba de la sexualidad de Florencia (si viene como mujer no le pego, pero si quiere pelea, que venga como Carlos…). Bochornoso como Coppolo.

7) Van a pensar que es personal… Majulito y sus amigos… Entrevistando a Elisa Carrió, donde el inefable Luis vuelve a cargar con la historia de la estética de la ex diputada y siendo frenado en seco por la misma… Dreyfus en el medio del debate sobre el aborto, dando una clase sobre golpe bajo (saludando a sus pibes, pues viven gracias a que su mujer no abortó…). Y culminando la saga en Indomables, donde Majul sostenía que la emprendería a puñetes contra Lanata… si solucionás todos tus problemas así, ya te damos el Nobel de la paz.

8) Los de Telenueve presentando una entrevista “exclusiva” con la gente de Callejeros, donde quedan comprometidos…reportaje que ya estaba en manos del juez, gentileza de Rock & Pop. Cómo llegó esa grabación a manos de Telenueve será un misterio a develar…

9) Debora Perez Volpin, en Arriba argentinos, riendose de los pibes que hacían una asamblea para protestar porque tenían el colegio lleno de ratas…

10) Y dale con Bonelli: cuando dice la temperatura, declara que la misma es ¡de siete y doce minutos! ¡POR FAVOR , UN CAFÉ PARA ESTE TIPO! O en su defecto gritenle a él ¡ARRIBA ARGENTINOS!

Se aceptan sugerencias sobre los ítems antes mencionados.

Igual, ¿les gustó? A mí no…

(Este post está dedicado a Hugo Paredero, que me hacía matar de la risa cuando escribía en la revista Humor)

Hoy me levanté y sentía una terrible picazón en los ojos. Es que anoche me quedé mirando tele hasta tarde. Lo que me alarmaba más era la comezón en el bulbo raquídeo…
Atento a eso, fui a ver a los doctores de Teleciencia, que desde hace años vienen diagnosticando casos como el mío, terminales, para más datos.
Los facultativos me dijeron que padecía de pérdida de materia gris a través de mis ojos. Pero no se preocupe, me dijeron, como lo suyo es irreversible dele pa´delante nomás. ¿Y quien soy yo para discutirle a un médico?
Pero bueno, ya que no hay colirio que me salve, decidí quedarme a ver las informaciones del día. Para eso tengo mi Informe Central que me mantiene al tanto de todo. Una pobre mujer es violada y ya está el cuarto poder metiendo el micrófono donde puede…Señora, denos los pormenores de su sufrimiento. Dele, con todo detalle, así armamos una bonita dramatización, que a sus hijos no les alcanzó con verla sufrir, vamos a revivirselo ¿No quiere vengarse dele, dele? ¡Que buena cobertura Rolando Migraña! De chocolate seguro no es, por lo espesa, digo…
Pero si así no me quedan claro las cosas, tengo que esperar un poco y ya tengo a Majulito colgado de La Cornisa o al Doctor Mariano en su Hora Clave. Seguro que estos dos espacios para la re-flexión me van a aclarar la visión…¡Moe, Moe, no veo!
Me caigo y me levanto. Mejor me voy a relajar un rato. Eso también me lo sugirió el médico. Relajate y goza, me dicen. Y no lo puedo creer. Es Lucianita Zalazar en su jacuzzi, seduciendome. Pero se vacía todo y me quedé en bolainas. Es una jodita para Video…perdón digo Showmatch. Todos se ríen, menos yo. Será porque los chistes que ya me contaron no me hacen reír o porque no me regalaron la heladera, ¡MARCEEE!!
De repente, todo se oscurece…puede ser que me haya quedado ciego…
No, solamente, se terminó la transmisión. Aunque, sinceramente, no había nada para ver.
Mejor me voy a Transformaciones a ver si me sacan los forúnculos del cerebro…

“Las matemáticas y la memoria sólo coinciden en la tabla del cinco. Pero las víctimas nada tienen que ver con las matemáticas, porque el suyo no es un número infinito sino un número impreciso, que traba las calculadoras. No, el ámbito de las víctimas es la memoria, y hablamos de las víctimas en todo sentido: las fehacientes y las otras, que se parecen tanto a todos nosotros. Lo que la memoria y las matemáticas se disputan es la conciencia. Cada año, cada cinco o cada diez, las matemáticas claman: ¡bravo! pasaron diez años, cinco más desde la última vez, y nada se hizo: la letra a los libros y el ánimo a otra cosa. La memoria, en cambio, enarbola una victoria más modesta: en fin, por lo menos alguien se acuerda.
(César Fuentes Rodríguez, Revista Madhouse, Nº21, Mayo 1992)

Veinte años. Veinte años no son nada, dice el tango. Que imagen, la de un tango sin chan-chán, un tango que termine en fade…en fin, un tango que no termina realmente…
Hace dos décadas atrás tuvo lugar el juicio a los integrantes del último gobierno militar. Se los condenó por todas las atrocidades que cometieron en esos años. Fue un gran paso, pero…siempre hay un maldito pero, ¿no?
Después nuestros políticos se encargaron de borrar con el codo lo que tantas manos escribieron. Que punto final, que indulto…
Pero me voy a ahorrar el discursito de insultarlos, de putearlos. Hoy me voy a poner en periodista y los voy a correr como se debe, a ustedes, asesinos y a los que todavía creen que con ustedes se vivía mejor.
Dicen que fue una guerra contra la subversión lo que ustedes libraron. Supongamos, por sólo un momento supongamos que los que ustedes llamaron “subversivos” son criminales. Bien, cualquier presunto criminal tiene derecho a un abogado, a una llamada, a que se notifique a los familiares, a un juicio justo, a un trato digno. ¿Acaso lo hicieron? NO. Pero señores, ustedes si tuvieron un juicio justo, se los trato con dignidad, se les permitió una defensa, se les respetó sus derechos, no se los torturó…las ventajas de vivir en democracia, ¿no es así? ¿No es así, Massera?
Se autoproclamaron la “reserva moral de occidente”. Se vanagloriaban de defender la fe cristiana. Y quieren que se considere esto como una herida que se debe olvidar, esta herida no se CERRÓ. Porque para poder perdonar, hay que olvidar. Y para perdonar, debe haber arrepentimiento. VERDADERO ARREPENTIMIENTO. Nunca se arrepintieron. Nunca. ¿No es así? ¿No es así, Videla?
Venían a acabar con los traidores a la Patria. Ustedes, con su política económica hicieron que se enriquecieran unos pocos, que aumentara la pobreza. Hasta el día de la fecha, esa espiral descendente no ha terminado, gentileza de posteriores continuadores de aquella forma de “regalar” lo que por derecho nos pertenecía a todos. ¡Qué patriotas! Me hacen sentir más extranjero que nunca…y para colmo de males, los ilegales son ustedes, que quebraron el orden constitucional, los que traicionaron al gobierno del cual formaban parte, ¿no es así? ¿No es así, Agosti?
Todavía espero que les den todos los años que se merecen pasar en prisión. Y no quiero desearles lo peor. No. Paguen con el justo castigo que merecen. Que la justicia los haga pagar como se debe. Sin venganza. Sólo con JUSTICIA. Así, con mayúsculas.
De una vez por todas.

Parece ser que se ha extendido una terrible plaga del espantoso virus “Bolutidis bolutus” y según información recibida por este escriba, ha cobrado sus primeras víctimas entre los conductores de programas de juegos de la medianoche televisiva argentina…

(Dramatización)

¡¡Hola, buenas noches, no te duermas!! Es un nuevo programa de “Llamá y gastá”, el único programa de la TV que te hace llamar desde tu celu. Yo soy Maricastañuela y te invito a jugar. Ahí va la primera pregunta: ¿De qué color es el caballo blanco de San Martín? ¡Vamos! ¡Empiecen a llamar!¡No es difícil! Tenemos una imagen para darles una ayudita
(Atrás se ve una foto de un caballo blanco)
Si llaman ahora se ganan un premio de cincuenta pesos ¡CINCUENTA PESOS! Acuerdense que el costo de la llamada es de diez pesos más IVA…¡LLAMÁ Y GASTÁ! ¡DALE, TENÉS TODA LA NOCHE! ¡LLAMÁ AHORA! ¡UFA! ¡¡¡LLAMÁ AHORA, DALE, QUE ME VUELVO LOCA Y EMPIEZO A HACER GILADAS!!! ¡¡¡IUJJJUUU!!! ¡ESA! ¡VIVA LA PEPA! ¡¡¡CUCUCUUUUUU!!!!

Según expertos en el tema, los afectados suelen empezar a hablar boludeces a eso de las doce de la noche. Después de dicha hora, lo más conveniente es no dejarles ningún celular al alcance de la mano, apagar todas las cámaras y no darles alimento ni aunque te supliquen. Y por sobre todo, vigilarlos en casos de estrés post-gomazo…

¿De qué están hechos los sueños?
¿De qué oscura materia compuestos,
de qué se alimentan?
Al paso de mis años idos
y de los años que vendrán
cuanto aprendo a resignar…
Estoy harto de la tibieza
yo que en mi ego pido fuerza.
Cuan agotado de elucubrar…
Cuanta rabia, cuanto dolor
que sendero difícil que es
que ha sido, que será
el que me muestre
de qué demonios están hechos
todos los sueños que tengo.
De que materia oscura de derrota
por haberlos tenido
y por haberlos perdido…

Yo siempre yo…
el infame guerrero resignado
a bajar siempre la espada.
Que rutina poco épica
para un futuro…
¿Que inversión he hecho?
Todo por un poco de orgullo…

Ojalá mi porvenir
sea mejor.
De eso estoy seguro.
Aunque mis primeros sueños
haya perdido…

(Cuando escribí esto, hace más de un año y medio atrás, no estaba muy bien-se nota- pero el futuro, a pesar de los escollos, resultó mejor de lo que esperaba. No hay nada que hacerle, la esperanza es una cosa buena y las cosas buenas nunca mueren…como diría Andy Dufresne)