El siguiente relato está basado en hechos reales…

Día 1:
X, un empleado de oficina, llega de sus vacaciones. Es lunes y su semana pinta tranquila, lo que él aún no sabe, es que el infierno no va a estar encantador…

X: Buen día jefe, disculpe, pero mi PC no tiene conectada la placa de red.
Jefe: No te preocupes, ahora viene a conectarla el técnico…me querés decir porque te hiciste el boludo y no me dijiste que te ibas de vacaciones. Había un montón de trabajo…
X: (poniendo cara de tujes)¿Disculpá…?
Jefe: Más vale que tengas todo al día, sino voy a tener que prescindir de tus servicios…
X: (piensa)…”prescindir” ¿Te leíste un diccionario, burro hachedepé?

Si él (el obrero) se relaciona con su actividad como una actividad no libre, se está relacionando con ella como con la actividad al servicio de otro, bajo las órdenes, la compulsión y el yugo de otro.

Día 2:
X ha dormido pésimo. Sumado a los restos injustificados de su jefe (quien sabía que él se iba de vacaciones desde hacía un mes atrás, sin contar la cartelera con las fechas al lado de su escritorio), le han puesto un aviso para buscarle reemplazante…

La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas. El trabajo no sólo produce mercancías; se produce a sí mismo y al trabajador como mercancía.

Día 3:
Gritos del jefe de X. No le han pagado por el retraso de su trabajo. Lo vapulea por elevación, mientras habla con su superior inmediato, justo al lado de él (cabe aclarar que durante las vacaciones de su superior, X lo reemplazó, retrasando sus propias tareas. El otro lo retribuyó de manera justa: ni lo defiendió, ni completó aunque sea una parte de las tareas de X).

El que avisa no es traidor…¡Traición, canario!

Día 4:
Todos se ausentan de la oficina y X se clava hasta las siete y media de la tarde. Ante un problema ajeno a él, X es retado – vía telefónica- por su jefe, ya que él es único imbécil que tiene el celular prendido. Luego de hora y media de gritos y carajeadas, X se descarga a patadas con una silla vieja…

Hombre sabio es aquel que cuando no logra hacer justicia, rompe todo hasta sacarse la leche (Confucio)

Día 5:
El jefe habla con X y le pide por favor que ponga todo al día. Le dice que él es único que puede lograrlo…X se compromete en sacar el laburo adelante, inclusive trabajar el fin de semana.

Neo: Ahí vienen los agentes, Morfeo…
Morfeo: Debes pelear con ellos, eres el elegido.
Neo: Pero…no me pusieron los programas de ninjitsu y todo eso, grone.
Morfeo: Ehhh…Adiós…¡Baboso!

Fin De Semana Salvaje:
X trabaja todo el fin de semana. El último día (domingo) llueve y se empapa por la mañana. Por la tarde no, pero un bondi le tira agua de un charco, siendo el único salame mojado de la parada…

El trabajador no se afirma, sino que se niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sino que mortifica su cuerpo y arruina su espíritu. Por eso el trabajador sólo se siente en sí fuera del trabajo, y en el trabajo fuera de sí…

Moraleja: El que no pin, se deja

Anuncios