Sos el bicho más extraño del planeta. Adoro las mañanas en las que te despierto, porque te lo hago como lo hacía con tu tío, hinchandolo en chiste. Me encanta que te rías, que te hagas el dormido aunque sé que ya te despertaste. Que te levantes y le digas a tu mamá “es mi papá” con esa vocecita, recién llegada a la lengua de Cervantes. Tantos siglos y tantos poetas y no podría concebir un uso más bonito del idioma…
Sos el enano más cabeza dura que conozco. No importa cuanto te advierta, te empeñás en rebelarte como un tonto nene…será porque sólo sos eso…un nene. Me has convertido en un héroe de acción, atajando tablas de planchar, sillas, a vos mismo. Evitando que tires media mesa al suelo. Y pensar que yo era tan tranquilo de pibe… Sos la persona más dulce del planeta. Sólo tu mamá te ganaría en ese rubro. ¿Te acordás cuando recién empezabas a hablar? Cuando jugabamos y estabas tan contento, me mirabas y me decías a los gritos ¡papá! o cuando me tiraba cansado al piso y venías y me dabas un beso… Sos el tipo más sincero que he conocido. Si alguien no te gusta lo ignorás, y si te cae bien, enseguida es tu compinche de juegos. No importa si es adulto o niño, joven o viejo, hombre o mujer. Los niños tienen la ventaja de no tener que fingir… Sos mi compañero. Porque ahora sé que no voy a estar sólo nunca. Sos el fruto del amor que tenemos con tu mami. Sos mi todo. Sos mi hijo.

Anuncios