Personal


Buen día.

Antes que nada voy a disculparme públicamente con medio mundo, con los que alguna vez han pasado por aquí, han comentado y se han divertido e incluso han llegado a elogiarme algún post. Y después, me disculparé a mi mismo, que me he abandonado bastante en el oficio de escribir, algo para lo que he estudiado, algo que he disfrutado en el pasado y que sigo disfrutando, aunque me haya olvidado.

Este blog supo empezar como una necesidad, como una bella necesidad de ejercer como lo que considero que soy -aunque la Gestalt me diga que soy empleado administrativo, sé muy bien que soy- un buen periodista, uno que se ha buscado una y mil maneras de justificar el porqué no está trabajando en un medio, porqué ha postergado, porqué se ha dedicado a otras cosas, porqué ha puesto por delante muchas obligaciones y porqué no se ha permitido ser más egoísta y lograr objetivos que otros más o menos capaces que uno han logrado.

Y debo admitir que durante un tiempo muy largo cumplió con una función -el blog, quién más sino- de darme esa satisfacción de ser leído, de ser apreciado, de tener enfrente mi capacidad. También me permitió conocer a gente muy grosa en muchos aspectos. Gente que hoy es amiga, contacto de facebook, colega e incluso amor. Lo cual no es poco, teniendo en cuenta que siendo más joven me supe dejar llevar por el prejuicio que dice que uno de grande no hace amigos. Que patraña.

Este blog me dió eso. Me dio “Films de Semana” algo a lo que fui invitado y terminó derivando en algo que me hace feliz, que es mirar películas y reseñarlas. Que es lo quería hacer cuando estudiaba periodismo. Eso y escribir de política, pero algo es algo y me sienta bien.

Calculo que si llegaron hasta este párrafo, sabrán que este blog que ha estado inactivo tanto tiempo, solo he venido a escribir esta entrada para terminarlo, para dejarlo oficialmente atrás. Para agarrarlo de la mano y darle la eutanasia, el tiro de gracia, el balazo que lo mate de una puta vez y en serio.

¿Y por qué ahora? Porque hace mucho -casi dos años- que pensé que iba a hacerlo, dejarlo atrás y empezar algo nuevo. Pero lo postergué. Y es en este momento particular, mientras escucho música, solo, en la oficina del trabajo que tengo hace diez años, que siendo sinceros, ya no me gusta. Y no me gustaba mucho antes, imagínense. Y decía, solito, quiero otra cosa.

¿Y por eso matás el blog? Por algo de eso, por quebrar con lo viejo, por asumir que ya fue. Pero sin lamentos, que lo que soy, el camino que recorrí está en las páginas virtuales de este lugar. Un lugar que me acompañó, que me vió cuando formé una familia, que vio morir mi matrimonio, ganar gente, perder en el camino otros, reformular relaciones y educar, amar y ver crecer a mi hijo.

Y por eso lo mato, porque muerto este lugar, nacerá otro. Habrá otras búsquedas, nuevas y simpáticas y no tanto, aventuras y gracias. ¿Por que no?

Y querido blog, te pego el balazo con ganas, y sé que no te vas a lamentar por lo que hago, que me deseas lo mejor, como yo me digo y como yo te digo.

Ah, por si alguno pregunta, nada de lo escrito se perderá, guardaré los textos que más me gustaron y el blog muertito oficialmente sonreirá a los presentes un rato más, mientras voy guardando los posts. Y cuando haya terminado, puf, desaparece para siempre.

Viendo el lado positivo, tal vez mi blog termine en el mismo lugar que otro que fue el leit motiv de este…un barcito lejano, en un lugar de Villa Devoto, donde un montón de tipos se juntaban a charlar y dibujar, mientras te servían el único submarino con dos barritas de chocolate.

Un gusto haber estado. Pero ya fue. Nos veremos en otro lado. Chau.

Anuncios

Tiemblan Joe Satriani, Steve Vai, Yngwie Malmsteen…Blackmore se corta una mano. Jimmy Page aulla en el geriátrico….
Mi nene agarró la viola.
Bueno, es una guitarrita musical. Y no la toca, sólo la agita como si lo hiciera, imitando a un violero. E imita el sonido: Chuchuchuribububirurbiru-chuhcuchu.
Ya sé que estoy hijotemático (esta palabra me la afané de otro blog que leí y ahora no recuerdo…mi mujer se va a reír de mi falta de memoria), pero mi corazoncito metálico está feliz…

Ahora que lo pienso, el que debería preocuparse es Tommy Iommi…el enano es zurdo.

Sabbath bloody sabath, je je.

-Eso, eso…
-No es un bicho, acostate, dale.
-Eso.
-Es un agujerito en la pared, te lo dije mil veces.
-Eso.
-No pongás excusas, acostate.

Un pucherito y mira enojado. Maldito fruncir de ceño, genético tenía que ser. Mi maldita cara de malo en él.

-Está bien, te voy a contar un cuento y me voy a quedar hasta que te duermas.

Había una vez un perrito muy chiquitito. Era así porque era un cachorrito. Tenía las orejas y las patitas grandotas, pues cuando son cachorros parecen de ese modo, lo que los hace más chistosos. Él se la pasaba correteando todo el día. Cuando llegaba la noche, si un perro da vueltas para dormir, este daba varias más. Era un problema que se fuera a dormir. Vivía en la misma casa que un chico. Este chico era el hijo único de una pareja que trabajaba todo el día. A él tampoco le gustaba irse a dormir. Quería que los juegos se prolongaran todo el día, que no terminaran nunca. Pero…siempre hay un pero…el pibe se iba a descansar sólo si lo acompañaba su perro. Este dormía en una canasta a los pies de la cama del pequeño. Al perro tampoco le costaba dormirse, siempre que lo tuviera cerca al muchacho. Y pasaron los años, el chico se hizo hombre y el cachorro creció. Un buen día, el que fue niño se fue a vivir con su mujer y su hijo y dejó al perro. Pero él siempre lo esperaba cuando venía a visitarlo…

-…
-Se durmió.

Pensaba en Nano, mi perro. Lo dejé en casa de mis viejos. Ahí se murió. Y no estuve… Se me hizo un nudo en la garganta. Me puse triste. Y pedí:

-Por favor, cuidá a mi hijo. Dale.

Y me acosté. Y Nanito se quedó con el bebulito, jugando en sueños.

Dialoguito1, el jefe y una empleada:

Jefe: Decís que te gustan los morochos…
Empleada 1: Si vieras a mi novio te darías cuenta que me gustan los negritos.
Jefe: ¿Te gustan los negros?
Empleada 1: Y…(dudando)…sí.
Jefe: Esta bien, no te lo decía para que te ofendas. Yo sólo le digo
negros a esos negros de mierda nuestros, a los chaqueños, misioneros, negros de mierda bolivianos..

Dialoguito 2, cinco minutos después, con otros empleados…

Jefe: El domingo estuve mirando de vuelta “La Pasión de Cristo”.
Empleado: ¿Y que parte te gustó más? (riéndose) ¿Donde le dan con el látigo, ese lleno de pinches?
Jefe: Lo que me daban ganas de hacer mientras miraba la película, era de matar a todos los judíos de mierda, hijos de puta…
Empleada 2: ¿Qué decís?
Jefe: Que quiero hacer mierda a los judíos.
Empleada 2: Ah…está bien.

Desgraciadamente, esto está basado en situaciones de la vida real…

Sos el bicho más extraño del planeta. Adoro las mañanas en las que te despierto, porque te lo hago como lo hacía con tu tío, hinchandolo en chiste. Me encanta que te rías, que te hagas el dormido aunque sé que ya te despertaste. Que te levantes y le digas a tu mamá “es mi papá” con esa vocecita, recién llegada a la lengua de Cervantes. Tantos siglos y tantos poetas y no podría concebir un uso más bonito del idioma…
Sos el enano más cabeza dura que conozco. No importa cuanto te advierta, te empeñás en rebelarte como un tonto nene…será porque sólo sos eso…un nene. Me has convertido en un héroe de acción, atajando tablas de planchar, sillas, a vos mismo. Evitando que tires media mesa al suelo. Y pensar que yo era tan tranquilo de pibe… Sos la persona más dulce del planeta. Sólo tu mamá te ganaría en ese rubro. ¿Te acordás cuando recién empezabas a hablar? Cuando jugabamos y estabas tan contento, me mirabas y me decías a los gritos ¡papá! o cuando me tiraba cansado al piso y venías y me dabas un beso… Sos el tipo más sincero que he conocido. Si alguien no te gusta lo ignorás, y si te cae bien, enseguida es tu compinche de juegos. No importa si es adulto o niño, joven o viejo, hombre o mujer. Los niños tienen la ventaja de no tener que fingir… Sos mi compañero. Porque ahora sé que no voy a estar sólo nunca. Sos el fruto del amor que tenemos con tu mami. Sos mi todo. Sos mi hijo.

Ayer llegué a una sola y contundente conclusión: Dios bendiga al inventor de los peloteros.
¿Como es que no había estas cosas cuando éramos niños? Un cuadrado acolchado, con pelotitas multicolores, una red para que no se escapen las esfericas antes mencionadas…y listo, la felicidad en todo su esplendor. Los niños la pasan fenomenal, los adultos en la suya…
Ah, salvo que seas tú, mujer argentina, una idishe mame insoportable, desconfiada, que pienses que el fuckin clon de Bart Simpson que tienes por hijo corre peligro…le digas cada tres minutos (cronometrados, palabra): Fulaniiitooo! no te acreques al otro nene, no ves que es malo!! (mientras el niño mencionado es golpeado por el hijo de esta señora).
Moraleja: Dejen a los pibes solos, ellos se entienden y resuelven sus problemas mejor que los adultos. Y estos para vos, chiquillo que juegas en peloteros: a veces a los padres, les viene bien un buen chirlo.
Firma: Un papá en aprendizaje (porque no nací sabiendo, vieron?)

Normalmente, viviría quejándome de todo. Normalmente. He descubierto que soy, la mayor parte de las veces, un poco marciano. Alguien en el laburo se río de este comentario y reafirmó lo antes mencionado. Soy un marciano. No tiene nada de malo querer ser diferente. Pero claro, si querer ser diferente implica hacer cosas no que no hace la mayoría (y odiarlas fervientemente).
Soy un hombre, pero odio el fútbol, los autos, las tertulias donde nos burlamos repetidamente de las mujeres por lo bobas que son (tan tontas como para fijarse en nosotros? Hmmm) y esas cosas apenas son nimiedades… Tratar de ser un poco más honesto que el promedio y que me importe algo de lo que me rodea… causa gracia y bonitas frases seminegativas (cuando no totalmente).
Todo eso me está jodiendo, pero más saber que me estoy quedando un poco solito y con miedo de explicarle a mi hijo que ser así como soy es lo que creo que es correcto. Como lo haría cualquier padre. Pero no sé. ¿Cómo decirle que no se rinda, cuando es tan difícil pelear?

Página siguiente »